Los niños del Centro de Paz Esperanza aprenden sobre el desastre

10 Julio, 2017

Durante los inicios del 2017, el Perú sufrió lluvias torrenciales, inundaciones catastróficas y huaicos debido al fenómeno El Niño, el cual afectó la costa norte con las peores inundaciones en 30 años. El fenómeno fue intensificado por el cambio climático y la deforestación como resultado de la actividad humana sobre el medio ambiente, a través de la reducción de la cubierta vegetal y el aumento de la urbanización. El desastre fue un cruel recordatorio de nuestra vulnerabilidad y dependencia de los recursos naturales, particularmente en las comunidades más pobres. Esta vez el fenómeno ha cobrado más de 100 vidas, ha dejado a más de 140 personas damnificadas y ha afectado a casi un millón de personas. Miles de personas se quedaron desplazadas, con sus medios de subsistencia destruidos y con acceso restringido a agua potable, alimentos, refugio, servicios de salud y educación.

En el distrito de La Esperanza, la comunidad se quedó sin acceso al agua y sufrió de la inflación drástica de los alimentos. Los niños beneficiarios del Centro de Paz Esperanza participaron en una excursión al distrito vecinal, El Porvenir, donde la comunidad sufrió más severamente por los huaicos. Durante la excursión, ellos aprendieron sobre los efectos catastróficos del fenómeno El Niño y las consecuencias de vivir en zonas vulnerables, fomentando la solidaridad y la compasión por los afectados.

Actualización Del Proyecto Bosque Seco 1 Diciembre, 2020
Cómo la pandemia ha afectado nuestro trabajo en Perù 1 Diciembre, 2020
Últimas noticias
Nuestras cocinas mejoradas 1 Diciembre, 2020
Una nueva alianza para reducir la deforestación del bosque seco 10 Agosto, 2020